Ruinas de Ingapirca y Baños


Ruinas de Ingapirca y Baños. 18 al 20 de Abril, 2011.
Cuenca a Ingapirca: 1h 45′
Ingapirca a Riobamba: 4 hs
Riobamba a Baños: 1h 30′

Salimos temprano porque nos esperaba un largo día. Llegamos primero a las Ruinas de Ingapirca, las ruinas preincaicas mejor conservadas de Ecuador. Aunque llovía logramos visitarlas. Ya al mediodía salimos hacia Riobamba donde íbamos a pasar la noche. La ruta estaba muy difícil, lluvia y muchísima niebla hacían casi imposible ver más de un metro de distancia. La ruta siguió así por lo menos por 2 a 3 horas. La última hora por suerte dejamos la montaña y además salió el sol asique se hizo un poco más fácil. Casi llegando a Riobamba, pasamos cerca del volcán más alto de Ecuador, el Chimborazo y por un pueblito (Calpi) con una catedral increíble. Llegamos bastante cansados a la hacienda (Abraspungo), muy linda, que estaba en las afueras de la ciudad de Riobamba. Descansamos ahí el resto de la tarde y noche. La ciudad de Riobamba no nos pareció muy linda asique al día siguiente partimos temprano hacia Baños (también llamado así por sus baños termales). El clima en Baños es más cálido, más tropical. Al llegar, fuimos a recorrer la ruta de las cascadas, visitamos la cascada de Agoyán (donde hay una represa hidroeléctrica además), pasamos por la cascada de la Esperanza y llegamos a la cascada El manto de la novia, que desde el año pasado, en vez de ser una son dos porque después de muchas lluvias el río arrasó con varias casas y finalmente formó otra cascada. En Agoyán y en el Manto de de la novia, tomamos unas tarabitas (cabinas teleféricos) que te acercan a la cascada y cruzan el río. Dejamos para el segundo día la última cascada que requería una caminata más larga y volvimos al hotel a disfrutar de las piletas. Al atardecer visitamos el pueblito de Baños, que también tenía una linda catedral. La vista desde el hotel era espectacular, como estaba ubicado alto en la montaña se veía todo el pueblito. Al día siguiente, antes de visitar la última cascada, visitamos la casa del árbol. Una casita hecha en un árbol ubicada más alto en la montaña desde donde se podía ver el pueblo de Baños, un cañón, y con el día despejado, el volcán Tungurahua (que no pudimos ver). Seguimos a la última cascada, el Pailón del Diablo. Para llegar, había un sendero casi de selva, bastante fácil a la ida porque era en bajada, pero no tanto a la vuelta. La cascada era muy impresionante, E, T y abu Beto hicieron un mini sendero que los llevó hasta atrás de la cascada. Hicimos un mini picnic al salir de la cascada y aprovechamos la hora de la siesta de los chicos para seguir hasta el siguiente pueblito, Puyo, ubicado a la entrada del Amazonas. La vegetación cambia un poco, se hace más tropical. Ahí encontramos otra casa del árbol, aunque ésta era bastante más alta (de doce pisos) y desde allí se podía ver el inicio de la selva. A la vuelta, los chicos volvieron a las piletas y así nos despedimos de la parte más tropical que visitábamos en Ecuador.

Close to the jungle but not quite there…

Our next destination was Baños, the easternmost town we would visit and closest to the Amazonas. We had planned on staying one night in Riobamba on the way to Baños and were really glad we did so. The drive to Riobamba was over five hours (not including a detour to the pre-Incan Ingapirca ruins) and we spent about three hours driving through the clouds. At times visibility was reduced to a few feet (like when we came upon a truck that was across the road making a U-turn) and by the end of the drive our eyes felt like they were about to pop out. From Riobamba we took the short route to Baños, the one that was partially destroyed in 2006 by the eruption of the Tungurahua (and that is now showing signs of activity). We stopped writing about how spectacular the roads we are driving through are because we are now somewhat used to them. This one was no exception although visibility was again reduced by clouds. In Baños we stayed at Luna Runtun a hotel on the mountainside with a magnificent view (T noted several soccer fields down in Baños and even watched part of a game from up there). The view was best when inside the hot pools, during day and night. The winding ‘road of the waterfalls’ goes from Baños to Rio Verde and has six tunnels. The road is high on the mountainside and below is a roaring river (at the time roaring but apparently mostly dry, depending on the upstream dam). Several tarabitas (cablecars) cross you to the other side of the river offering great views of the waterfalls and river. The last and most impressive waterfall is “Pailón del Diablo”. You descend on a trail with lush vegetation (think jungle, orchids) and get to an observation deck that is right next to the waterfall, about midway of its height. A tiny passage through the rocks lets you get right behind the waterfall and that’s where Abu Beto, E and T ended up, completely soaked. We also continued east to Puyo that is already in the “Amazonia” region, although the vegetation is not very different from that of the trail to Pailón del Diablo. We climbed a huge, 12 story-high tree house the offered a view of the jungle from above.

View a full-screen slideshow
Ver presentación en pantalla completa

This slideshow requires JavaScript.

One response to “Ruinas de Ingapirca y Baños

  1. Hermosas fotos y hermoso lugar!
    Se ve que lo disfrutaron mucho!
    Besos Nati

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s